Calma chicha

Mi calle es pequeña, tendrá…, qué sé yo, unos cuatro o cinco metros de ancho. Justo enfrente de la puerta, al otro lado de la calle, está aparcada la camioneta, Old Blue.

La puerta de casa mira hacia el Oeste, así que a esta hora de la tarde Old Blue proyecta algo de sombra en la calzada. Ahí, en esa sombra, descansa nuestro amigo el señor Conejo. Hace un par de días que apareció por el vecindario, atraído seguramente por los huertecillos del barrio. Se le ve tranquilo, no debe de vislumbrar ningún peligro al acecho.

Imagen

No, no hay peligro, todo está en calma, el mundo parece girar más despacio con este calor. Seguramente no hay ningún otro animal cerca que pueda molestar al señor Conejo, no hay de qué preocuparse.

Pero…¿quién está tumbado junto a la puerta, a escasos metros de nuestro nuevo vecino? Veamos.

ImagenEs Dylan. Por lo que a él respecta, ¡que vengan conejos!, él no piensa inmutarse. La vida es muelle, hay sitio para todos. Vive y deja vivir.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Calma chicha

  1. Teresa G.

    Después de leerlo, me he sentido más en calma. Precioso. Un saludo desde San Sebastián.

  2. barnichua

    Si yo fuera el señor Conejo no estaría tan tranquilo.
    TODOS los gatos que he tenido me han traído “regalito” a casa: un señor Conejito cazado del que han dado cuenta en el suelo del salón, y cuando se han hartado ha quedado “medio regalito” que servidor debe recoger y tirar a la basura.
    Se te echa de menos ya sabes dónde.
    ¡Seguro que andas de vacaciones!:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s