Revolución

El sábado pasado, cuando salí a hacer unos recados, me encontré, para mi gran sorpresa, con una manifestación de apoyo al movimiento Occupy Wall Street, que en este caso se ha dado en llamar Occupy Rapid City. Yo no creía que aquí fuese a manifestarse nadie, así que cuando ví que sí, que había unas decenas de personas en el centro de la ciudad, con pancartas y música, me uní. En seguida me dieron una pancarta de las que alguien había hecho en abundancia para que no careciésemos de ellas.
Rapid City es una ciudad pequeña, y bastante conservadora, así que unas decenas de personas acudiendo a este evento es un éxito.
Hoy, sábado otra vez, nos hemos vuelto a reunir, pero éramos muchos menos y había pocos jóvenes. No sé por qué la asistencia ha sido hoy tan pequeña.
El caso es que allí estábamos, con nuestras pancartas. A mi lado, una señora de unos setenta años o más. Ha llegado un señor y le ha dicho que apoyaba lo que estaba haciendo y que si le prestaba su pancarta para que su hijo le hiciera una foto protestando. La señora, no sé si porque no ha sabido reaccionar o porque le parecía normal, le ha dejado su pancarta para que el hombre se hiciera la foto. Acto seguido, el señor se la ha devuelto y se ha marchado tan contento.
Un revolucionario, ni más ni menos.

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Revolución

  1. Seguramente para presumir…tu te acuerdas de que aquí todos habían corrido delante de los grises?…y la cantidad de gente que estuvo en París en mayo del 68?Dime de que presumes….decía el refrán.Revolucionarios de pacotilla,a montones.
    Y digo yo…nada te obliga a manifestarte,ni a indignarte,ni a llevar pancartas…pero entonces….a que viene esto?
    Besos Angela

    • Pues sí, le parecería gracioso y molón hacerse una foto protestando para enseñársela luego a sus amistades, como un recuerdo turístico. Si me hubiera pedido la pancarta a mí, le habría dicho que si quería hacerse una foto con pancarta, que se uniese a la manifestación. Así es como se muestra el apoyo. Pero no me la pidió a mí, qué lástima.

  2. Óscar E.

    ¡Me encanta la anécdota! Es un pequeño cuento, y dice mucho sobre la naturaleza humana…

  3. Sí, y no todo lo que dice es muy alentador, desde luego. Gracias, Óscar.

  4. ¡No me digas! No sé si reír o llorar. Eso de pedir la pancarta para hacerse la foto y seguramente presumir de revolucionario ante sus amigos… Qué fuerte. La prñoxima vez, yo creo que lo mejor sería decirle: “No, no te la dejo, te la alquilo. 150 dólares”, por ejemplo. Ya puestos, que al menos pague por tirarse esa fantasmada

    • Como te lo cuento, Miguel. Ya te digo que yo me quedé estupefacta. Lo de alquilarla es una idea, seguro que tendría éxito. Lo mismo la pongo en práctica, je, je.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s