Carne

Nos contaba Jesús el otro día que estaba preparando ternasco con patatas para comer. A mí siempre me ha gustado el cordero, pero cuando hace unos años probé el ternasco aragonés me di cuenta de que aquello era otra cosa. Es una delicia, un manjar de dioses, esa carne tierna y sabrosa, pero con un gusto suave que no sobrecarga el paladar.

Aquí, en Dakota del Sur, se crían corderos, aunque yo no he tenido ocasión de verlos todavía. De hecho, he leído que este estado ocupa el quinto lugar del país en la producción de cordero y lana. Sin embargo, en las tiendas se vende cordero de Nueva Zelanda, ahí al lado. Hay alguna donde probablemente vendan cordero de aquí, pero por alguna razón parece que esta carne no tiene mucho éxito.

Lo que sí compro yo de vez en cuando es carne picada de búfalo, que no es barata, pero está muy buena. Tiene un sabor algo más fuerte que el de la vaca y un color tan oscuro que ya no se puede decir que sea rojo.

Pero aquí la vaca es la reina. La carne de vaca es extraordinaria, aunque la cortan de un modo diferente al que yo estaba acostumbrada. No se encuentran filetes finos, eso no existe. El célebre pepito de ternera es un concepto desconocido. Aquí no hay filete o chuletón que baje de los tres centímetros de grosor. Eso sin mencionar los costillares, las piezas para asar, los paquetes enormes de carne picada, todo en unos tamaños que ya solo de verlo queda uno ahíto.

Ahora bien, ¿qué otra cosa podría uno poner en esas barbacoas inmensas de dos metros de largo con toda suerte de accesorios? La vaca entera, hay que poner la vaca entera.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Carne

  1. ¡Qué gente más rara, pardiez! Con lo bueno que está el filetito de ternera a la plancha y lo sano que es. Pues anda que el cordero de Sepúlveda, acompañado con una ensaladita de tomate, lechuga y cebolla… lo que te digo, gente rara. ¡Carne de búfalo picada!

  2. Eso, Miguel, gracias por recordarme también el cordero de Sepúlveda. ¡Ay!

  3. Pues yo, como buen navarro, soy un amante del chuletón de buey, así que estoy seguro de que la carne de búfalo me gustaría mucho.

  4. Otro motivo para dejarte caer por aquí, Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s