In fraganti

Para acceder a la parte de atrás del jardín, donde están las parras, hay unas cancelas que normalmente tenemos cerradas, para que los ciervos no puedan entrar a comerse las plantas. Pero se ve que están siempre al acecho, y en cuanto ven la cancela abierta, se cuelan a comer a sus anchas las hojas de parra, tan frescas y apetitosas.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “In fraganti

  1. ¡Qué barbaridad!, ¡en qué hermoso sitio vives en que, cuando te descuidas, se te cuelan los ciervos en la casa!

  2. Angela,como me gusta este blog !
    A nosotros nos pasa lo mismo con los animales salvajes,ciervos,jabalies…y lo que es peor,zorros que vienen a por nuestras gallinas !
    Vienes a España este año?
    Besos

    • Marga, estuve en abril, pero no tuve tiempo nada más que de trabajar en la casa del pueblo, que necesitaba reparaciones. Ya no volveré hasta el año que viene. A ver si tengo ocasión de ir a verte, tengo muchas ganas. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s