Resistencia

Algunas veces, la gente se asombra con la paciencia que implica la actividad del acolchado, especialmente cuando se trata de acolchado a mano. Es un proceso largo. Primero, el ensamblado, coser todos esos trocitos de tela, y parece que pensamos que cuanto más pequeños, mejor. Después, el acolchado propiamente dicho, que también parece reclamar el trabajo más denso posible. Además, el diseño lleva tiempo y muchas decisiones que tomar.

El pasado fin de semana, me di cuenta de lo lejos que estoy de la verdadera resistencia. Visité la Colección Ware de Modelos de Plantas en Vidrio, en el Museo de Historia Natural de Harvard. Quedé absoluta y completamente sobrecogida. Primero, me llevó un rato comprender de verdad lo que estaba mirando. Luego, tuve que pensar en el proceso entero que Leopold y Rudolph Blaschka llevaron a cabo para crear los casi 4.400 modelos de más de 830 especies de plantas. Tardaron 50 años, lo que no parece largo tiempo cuando ves esas plantas de vidrio.

Esta obra implica grandes talento, arte, dominio de la técnica, paciencia, conocimiento y habilidad. Pero hay algo más importante: amor. Amor por el oficio, amor por el trabajo bien hecho, amor por el arte, amor por el conocimiento, amor por la educación, amor por la cultura. Este amor fue profesado no solo por los dos hombres que materialmente hicieron la colección, sino también por las dos mujeres, Elizabeth C. Ware y su hija Mary Lee Ware, que financiaron la colección y la presentaron al Museo Botánico de la Universidad de Harvard, en memoria del Dr. Charles Eliot Ware.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Resistencia

  1. ¡Cuánto me ha gustado este post! Y su título: resistencia. Una de las mayores manifestaciones de rebeldía, una de las maneras más directas de cambiar definitivamente el mundo, es hacer bien las cosas, hacerlas con amor y honestidad.

    • Gracias, Jesús. ¿Has visitado la web del Museo? Para mí la visita a la exposición fue una experiencia conmovedora. ¡Cuántas cosas importantes hay en el mundo, de las que no tenemos ni noticia!

  2. Las personas que dedican 50 años, es decir, toda la vida a una tarea siempre me han asombrado y admirado. Y como dice Jesús, yo creo que la verdadera y defnitiva revolución vendrá cuando la gente se conciencie de que hay que dejar de hacer chapuzas y picardías en todos los órdenes de la vida y procurar hacer las cosas honradamente y bien

    • Es fácil dedicar toda la vida a una tarea cuando esa tarea forma parte de nosotros, cuando la realización de la tarea es nuestra propia realización. Lo difícil es saber en qué consiste nuestra propia realización. Así lo creo, al menos.

  3. Está tan mal visto eso… Y sin embargo, hay personas incapaces de tirar por el camino de enmedio y chapucear. Ya que te pones, ¿por qué no emplear bien el tiempo que le dedicas y hacerlo bien? Yo también soy de las que hacen todo el proceso del patchwork a mano, y más de una vez he escuchado eso de “¿¿¿A mano??? Pero chica, coge la máquina y lo acabas en un santiamén…”. Pero no. Da igual que en lugar de una semana tarde diez años (como ocurrió con mi última colcha): ahora la miro y sé que mereció la pena.

    • ¡Vaya, Teresa, qué sorpresa! Así que tú también haces patchwork… Pues sí, yo creo que en esta actividad se ha instalado también el consumismo y el hacer las cosas a salto de mata. Sin embargo, hay todavía mucha gente que disfruta de la lentitud, del proceso, del viaje, tanto como del destino. Yo me pregunto a menudo ¿adónde tenemos tanta prisa por llegar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s